Archivos de la categoría ‘Vida Saludable’

Frutos secos cardiosaludables

Almendras, cacahuetes, piñones, nueces, avellanas o pistachos; son alimentos que suelen acompañar a nuestros platos del día a día, aperitivos y postres. Se han ganado mala fama por su elevado contenido calórico, pero eso no significa que debamos obviarlos de nuestra dieta diaria. ¡Son saludables a rabiar! No son sólo grasas y calorías lo que nos aportarán, ya que tienen una calidad nutricional sobresaliente.

Su proporción en grasa es más que considerable, pero también tienen una cantidad muy interesante en proteínas de origen vegetal. Según el tipo de fruto seco debemos destacar también su contenido en vitaminas, especialmente del grupo B, y en ácidos grasos esenciales (ácido linoleico y linolénico), nutrientes que el organismo humano es incapaz de sintetizar y que resultan vitales para la formación de las membranas celulares, particularmente de las células nerviosas. Son también una de las fuentes vegetales más abundantes en vitamina E.

Podemos recalcar además estos alimentos como una buena fuente de magnesio (manteniendo el sistema nervioso en perfecta salud); fósforo y calcio (con un papel esencial en el mantenimiento de los huesos y dientes); y zinc y selenio (con una acción antioxidante).
Su gran contenido en fibra insoluble favorece además la movilidad intestinal y combate el estreñimiento.

Los esteroles vegetales presentes en su composición moderan la absorción de colesterol, favoreciendo su eliminación, ayudando a controlar de forma más eficaz sus niveles en sangre. Por tanto, especialmente las nueces, pueden tener un efecto preventivo de las enfermedades cardiovasculares.

Buenos en situaciones de esfuerzo intelectual y de desgaste físico por su contenido en fósforo y su alto valor energético. Ideales también para dietas vegetarianas, por su cantidad en proteínas, siendo una buena fuente de calcio de origen vegetal.

Os recomendamos que los incorporéis de forma habitual en sopas, ensaladas, carnes, pescados o postres, ya que nos aportan muchísimos beneficios. Eso sí, tan sólo un puñadito: alimento 100% recomendable, pero ¡siempre con moderación!

realizar ejercicio durante la mañana disminuye el hambre

Un reciente estudio de la Universidad Brigham University, publicado en la revista Medicine & Science in Sports & Exercise demostraba que realizar ejercicio durante la mañana disminuye el hambre.

Esto contradice la creencia de que la actividad física aumenta el apetito. Los profesores James LeCheminant y Michael Larson midieron la actividad neuronal de 35 mujeres mientras visionaban imágenes de alimentos, por las mañanas habiendo realizado ejercicio y sin haberlo hecho. Concluyeron que su respuesta atencional a las imágenes fue menor después de realizar actividad física.

“Este estudio proporciona evidencia de que el ejercicio no sólo afecta al gasto energético, sino que también puede afectar a cómo las personas responden ante señales de alimentos”, según LeCheminant.

Publicado en la revista “Medicine & Science in Sports & Exercise”, el estudio midió la motivación por los alimentos en 18 mujeres con un peso saludable y 17 mujeres con obesidad, en dos días separados. Después de la realización de 45 minutos de actividad física se midió su actividad neuronal mientras observaban 120 imágenes de diferentes alimentos y 120 de flores (se utilizaron como control).

Una semana después se realizó el mismo experimento sin haber realizado previamente ejercicio. También se registró su consumo de alimentos y la actividad física durante los días que duró el experimento.

El ejercicio no sólo provocó menos respuesta cerebral ante las imágenes de comida, si no que aumentó la actividad física total de ese día, en independencia del peso corporal.

“Quisimos observar si la obesidad influía en la motivación por la comida, pero no lo hizo”. Estaba claro que el ejercicio tenía un papel en la respuesta neuronal.

Las mujeres en el experimento no ingirieron más cantidad de comida el día que realizaron ejercicio para compensar por las calorías extra quemadas con el ejercicio. De hecho, comieron aproximadamente la misma cantidad los dos días.

Es uno de los primeros estudios que miran específicamente la motivación neurológica por los alimentos y habría que determinar todavía cuánto dura esta disminución de la motivación por los alimentos después de la realización de ejercicio y hasta qué punto persiste con una actividad a largo plazo.

Son muchos los factores que influyen en la ingesta y el ejercicio, hay varios elementos todavía que habrá que valorar para extraer nuevas conclusiones.

Por todas partes nos intentan aleccionar para que hagamos más ejercicio por los múltiples beneficios para la salud que nos puede aportar una práctica deportiva regular. Pero hay algunas cosillas que debes tener en cuenta antes de ponerte en marcha. Como es lógico tu edad, sexo, si tienes alguna enfermedad asociada determinará el tipo de actividad que deberías realizar. Además de tener en cuenta tu forma física, es importante que encuentres un deporte o una actividad que te agrade y disfrutes y así no te costará nada hacerla.

ejercicio y salud

En el caso de que debas perder unos kilos, la dieta tiene que ir indiscutiblemente acompañada de algún tipo de actividad física adaptada a tus factores individuales. La falta de tiempo es nuestra excusa más frecuente.  No es necesario que corras 1 hora diaria para sacar provecho del deporte. Tan sólo necesitas moverte un poco más de lo que haces habitualmente y que esto se convierta en una constante en tu vida.

Las nuevas tecnologías y la automatización nos han abierto nuevos horizontes a los que no imaginábamos llegar; pero el coche, las escaleras mecánicas, el mando a distancia, las consolas… han provocado que el esfuerzo físico que realizamos durante el día se haya reducido, y con ello nuestro gasto energético. Tener la vida a un clic no es siempre bueno para la salud.

Lo más importante es ser constante y mantener un nivel saludable de actividad. Tu cuerpo lo percibirá y te lo agradecerá. Tan sólo necesitas un poco de motivación y disciplina. Una vez lo hayas integrado en tu rutina ya no será un esfuerzo. Y para los que nos cuesta más auto motivarnos, la mejor opción es acudir a un gimnasio o centro deportivo donde dentro de sus múltiples opciones, seguro que encuentras una actividad adaptada a tus gustos que te ayude a desconectar del estrés diario, pasar un rato agradable y beneficiar a tu cuerpo y mente.

¡Ponte en marcha!

Disfruta de la Navidad con salud

Publicado: diciembre 18, 2012 en Dieta Saludable, Vida Saludable
Etiquetas:, ,

Ya están aquí las fiestas navideñas, y con ellas reuniones familiares, ilusiones, regalos, felicidad, nuevos buenos propósitos y… muchas comidas. Te recomendamos que combines las típicas recetas navideñas con otras recetas alternativas mucho más saludables e igual de sabrosas.

Navidad saludable

Aquí tienes algunos consejos para poder disfrutar de una Navidad completa pero sin excesos innecesarios en nuestra alimentación:

  • Reduce la ingesta de calorías los días entre festivos. Intenta hacer una dieta más depurativa y remineralizante: recuerda beber mucha agua, y verduras como alcachofas, apio, espárragos, col y otras de hoja verde.
  • Realiza elaboraciones bajas en grasa. El mayor exceso calórico en las celebraciones suele venir de los entrantes, los postres y las copas finales. Puedes optar por entrantes típicos pero ligeros: gambas a la plancha, gulas al ajillo o en ensalada, pulpo a la gallega, jamón serrano, lomo embuchado o verdura al horno.En cuanto al plato principal, puedes encontrar múltiples recetas igual de sabrosas y menos calóricas.
  • No vayas a las comidas con mucho apetito. Si llegamos a la celebración con poca hambre evitaremos hacer unas comidas excesivamente copiosas.
  • Cocina la cantidad justa. Otro problema común es que después de un gran festejo, nos suelen quedar sobras para varios días. Nuestra economía también nos lo agradecerá.
  • Reduce el consumo de alcohol, sobre todo las de alta graduación.
  • Sigue realizando actividad física. Es importante que te mantengas activo, dentro de tus gustos y posibilidades.
  • Siempre se puede disfrutar de un buen turrón o un buen dulce típico, pero, al igual que con las comidas en sí, con moderación.

 Os deseamos la más dulce de las Navidades. 🙂